lunes, 23 de mayo de 2011

nacimiento de Armando Reveron


El 10 de mayo de 1889 nace en Caracas Armando Julio Reverón, hijo de Julio Reverón Garmendia y Dolores Travieso Montilla. Tras el fracaso del matrimonio de sus padres, el pequeño Armando es enviado a la ciudad de Valencia, al hogar de los Rodríguez-Zucca, unos esposos de origen canario que lo reciben y forman durante los primeros años de su vida. En la capital carabobeña, Reverón cursa primaria con los padres salesianos y da sus primeros pasos en la pintura de la mano de su tío, el pintor Ricardo Montilla, que con sus enseñanzas reafirma la vocación artística del muchacho. Bajo el cuidado de los Rodríguez-Zucca, Reverón establece una estrecha relación con Josefina, hija de la pareja, a quien aprecia como a una verdadera hermana. Las paredes de la casa eran algunos de los primeros lienzos de Reverón, donde éste intentaba retratar a la sirvienta de la familia, Juanita Carrizales. Los Rodríguez –Zucca le contaban a doña Dolores sobre el temperamento "triste, irascible y melancólico" de su hijo Armando. Entre los 12 y 13 años, sufre de Tifus, lo que para muchos lo afectaría psíquicamente por el resto de su vida.


En 1904, junto a su madre, Reverón se muda a la casona donde nació Francisco de Miranda, convertida en pensión, y allí conoce al joven pintor César Prieto, quien lo convence de inscribirse en la Academia Nacional de Bellas Artes, dirigida para entonces por Emilio Mauri. Hay quienes comentan que fue su tío Ricardo quien lo inscribió en la academia. Durante este período Reverón viajaba de visita a Valencia, se reunía con Josefina Rodríguez-Zucca, su hermana espiritual, con quien compartía sus obsesiones y sus inquietudes. En "Dama Tejiendo", la pinta en el jardín de la casa a la sombra de un níspero.


En 1910, instalado con su madre en una pensión de Torres a Matrices, Armando disfruta de las ventas de frutas y legumbres, le apasiona la plaza del mercado, nacen sus naturalezas muertas. Al año siguiente, su rendimiento en la Academia Nacional de Bellas Artes merece la postulación de los profesores para una pensión de estudios en Europa. Su madre le ayuda a costear el viaje a Barcelona, España, en donde ingresa a la Escuela de Artes y Oficios y Bellas Artes, donde ya se encontraba su amigo Rafael Monasterios desde hacía un año. En el país ibérico recibe clases de colorido de Vicente Borrás Avella y Clemens le enseña dibujo. Reverón estudia el trabajo de Goya y el Greco. También se interesa por las obras de Velásquez.

1 comentario: